Cadena de Valor en el sector turístico; más valor y menos cadenas

Si una lección aprendida hemos sacado de la crisis ocasionada por el COVID-19, es que trabajando, pensando y actuando de forma colectiva nos va mucho mejor. Sumamos fuerzas. Dentro del sector turístico pasa exactamente igual. La competitividad de un producto o servicio en un mercado determinado, no depende del desempeño individual de un actor sino depende todos los eslabones que conforman la cadena de valor del producto hasta llegar al consumidor final. Dejemos de mirarnos el ombligo y asumamos como destino que es clave que podamos trabajar todos de una manera armónica, y más que eso, diría comprometida. Con compromisos reales, sociales, ambientales, culturales, hacia un territorio que nos da los valores para hacernos diferentes, únicos, y atraer a ese mercado que se ha vuelto mucho más exigente. La experiencia, los recuerdos que va a dejar este destino, son la suma de cada una de las experiencias aportadas por los eslabones de esa cadena. Así que, como ya dije, compromiso por parte de todos.

Recordemos que la cadena de valor del turismo es una forma de organización (y gestión) del sector turístico que integra a los proveedores de todos los productos y servicios que forman parte de la experiencia del turista, desde la planificación de su viaje, la permanencia en el destino turístico, hasta el regreso a su lugar de residencia. (Ministerio de Comercio, Industria y Turismo de Colombia, 2011). 

Y si hablamos de turismo sostenible, porque ya es indiscutible que nuestros destinos deben ser sostenibles, entonces la cadena de valor es una red  de colaboración estratégica entre organizaciones (privadas y públicas) con  el fin de lograr objetivos comunes a largo plazo, el beneficio mutuo de los  participantes y la sostenibilidad en el uso de los recursos naturales y  culturales. Busca alcanzar la distribución justa de los beneficios derivados  de la actividad. (Ochoa, F., 2008). El objetivo por tanto de crear una cadena de valor es conseguir a través del turismo una redistribución más equitativa de los ingresos, el trabajo de forma coolaborativa, y el incremento del valor agregado de sus productos. Es por ello que, cualquier iniciativa de cadena debe partir del mercado y analizar detalladamente las posibilidades que existen para pequeños productores y microempresarios turísticos. 

¿Cómo trabajo entonces en mi destino aplicando una estrategia que tenga en cuenta toda la cadena de valor? Pues siguiendo estos 5 pasos que aparecen propuestos por la GIZ, y que me parecen absolutamente coherentes y necesarios:

Paso 1. Definir la cadena de valor

Definir la cadena de valor del turismo que se va a examinar es el primer paso importante para obtener los principales servicios turísticos y los actores que están detrás de ellos. En este contexto debemos considerar cómo se puede delimitar la cadena de valor de forma expeditiva. ¿Dónde empieza la cadena de valor que se va a examinar? ¿Dónde termina? Una forma importante de delimitar la cadena de valor es centrarse en los negocios principales de un destino turístico. Mira esta gráfica de GIZ de la cadena de valor, con los actores del nivel micro (los que añaden valor directo), meso (los que dan soporte) y macro (los que proporcionan los principios básicos).

Pero aun añadiría algo más a esta cadena, de qué manera los eslabones contribuyen al cambio climático, a la economía circular, al despilfarro de alimentos, a la gestión ambiental del destino. Podemos añadir esta información tan valiosa para la toma de decisiones tal y como lo plantea UN environment.

Paso 2. Iniciar Redes de Valor

Detrás de cada cadena de valor del turismo hay actores que prestan servicios y están interconectados. Si estos actores se conectan en red y se coordinan de forma específica, pueden surgir “redes de valor”. La red de valor comprende a los actores de la cadena de valor del turismo. Las redes de valor son asociaciones estratégicas entre actores de la cadena de valor. El objetivo de la red es generar beneficios para todos los agentes implicados y promover el sistema en su conjunto de acuerdo con los objetivos generales de aumentar el valor económico añadido, minimizar las cargas medioambientales y optimizar el impacto sociocultural.Es todo un reto poner en red a los actores relevantes de la cadena de valor con sus diferentes intereses para crear una red de valor efectiva

Paso 3. Analizar la cadena de valor

Esencial una vez tienes definida la cadena de valor y los actores que forman parte de ella realizar una análisis profundo de la misma. Existen muchos enfoques metodológicos diferentes para analizar la cadena. En función de la información precisa que haya que recopilar, tienen sentido distintos métodos. Por lo tanto, es aconsejable empezar por enumerar la información clave que hay que registrar y seleccionar un método de recogida adecuado. Teniendo en cuenta los costes y los beneficios, esto puede servir de base para identificar una combinación pragmática de métodos. Una vez recopilada la información haz una buen análisis de la misma; DAFO, Benchmarking, CAME, etc. Conoce bien tu cadena, sus debilidad, que eslabones necesitan determinadas acciones, cuáles son sus debilidades. Un análisis en detalle te va a proporcionar la información necesaria para la toma de decisiones.

Paso 4. Definir Objetivos

Cada red de valor necesita unos objetivos que guíen y motiven a las partes interesadas. Los objetivos deben definirse de forma participativa con los actores que van a contribuir a su consecución. Esta es la única manera de definir objetivos consensuados con los que todos los interesados puedan identificarse. La elaboración participativa de objetivos y la identificación de proyectos y medidas basados en ellos contribuyen a reforzar la participación. Garantizar que los objetivos económicos, medioambientales y socioculturales estén en armonía entre sí es una tarea importante que los actores de la cooperación al desarrollo pueden asumir en este sentido. El sistema de objetivos tiene una estructura jerárquica. Mientras que la visión, los principios básicos y los objetivos generales proporcionan una orientación fundamental, los objetivos operativos señalan puntos de entrada específicos para las medidas.

Paso 5. Identificar la hoja de ruta

Por último, pero no por ello menos importante, se trata de identificar soluciones que contribuyan eficazmente a la consecución de los objetivos estratégicos. Para seleccionar la solución adecuada entre las opciones posibles, debe adoptarse un procedimiento sistémico. También aquí es especialmente importante la participación de las partes interesadas, ya que son ellas las que asumirán la responsabilidad de aplicar las soluciones elegidas.El primer paso es recoger ideas y propuestas para alcanzar los objetivos ya establecidos. Los objetivos operativos son la base ideal para un procedimiento estructurado. Ahora hay que seleccionar las soluciones adecuadas a partir del conjunto de ideas y propuestas. La eficacia y la viabilidad son los criterios que rigen en este punto.

Espero que te sea útil esta información acerca de cómo aplicar la metodología de Cadena de Valor.

Si necesitas más información o apoyo con tu destino no dudes en escribirme.

¡Gracias por leerme!

Beatriz Martín

Cambio Climático, Turismo y Covid-19

Como ya sabemos, los cambios en la temperatura del planeta afectan no sólo al clima sino que provocan, transformaciones en los procesos naturales y en las actividades humanas. Las consecuencias entonces pueden ser desastrosas para comunidades enteras que no se pueden adaptar a convivir con los cambios porque no tienen los recursos económicos ni tecnológicos para poder afrontarlos; eventos climáticos extremos, períodos de sequías, lluvias torrenciales, pérdida de biodiversidad, subida del nivel del mar, pérdida de recursos patrimoniales culturales y naturales, desaparición de zonas de costa, entre muchos otros.

Fuente: ViveHuellas
La Guajira, Colombia

Parece entonces, que hay temas que como sector turístico no hemos sabido afrontar o que los hemos visto muy lejanos, entre ellos yo diría que todo lo relativo al Cambio Climático. Nos ha parecido que era algo que no nos afectaba, no entendíamos muy bien o creíamos sólo impactaba a destinos menos desarrollados y por lo tanto no le iba a pasar nada a nuestros destinos maduros y consolidados. Tan lejos de la realidad, cuando sabemos que puede inducir a grandes cambios en la industria turística y en las mismas sociedades donde se desarrolla, por ejemplo en los destinos del Mediterráneo.

Fuente: rtve.es

El cambio climático se ha instalado entonces como uno de los grandes desafíos a nivel mundial. Particularmente en el sector turismo, la Organización Mundial del Turismo (OMT), reconoce la vulnerabilidad del sector turismo y señala que el impacto actual y proyectado conlleva un cambio en las variables determinantes del crecimiento del sector.

Una ciénaga en Colombia

¿Cuál es la relación entre el Cambio Climático y el Covid -19? La pandemia originada por el Covid-19 nos ha demostrado que somos un mundo muy frágil, y nos está dando muchas lecciones aprendidas que perfectamente son compatibles y van en el mismo camino que la lucha contra el cambio climático.

¿Cuáles son esas lecciones aprendidas?

El Cambio Climático igual que el Covid -19 son riesgos globales, pero aunque su contexto sea global, están actuando localmente y por tanto, las acciones que debemos adoptar frente a ambas son tanto desde un ámbito macro como micro.

La Gobernanza, tal y como se ha visto que es necesaria trabajarla para la lucha contra el Covid -19, es fundamental para establecer medidas conjuntas contra el cambio climático. Debemos trabajar colectivamente hacia una economía circular más inclusiva, que permita abordar las desigualdades sociales, económicas y ambientales y minimizar las lagunas existentes en el sector.

La Conservación de la Biodiversidad, de espacios naturales, la protección de la fauna, nos ayuda a tener acciones contra las zoonosis, como la Covid-19, pero también nos ayuda contra los efectos del cambio climático.

El factor género; pues se tienen cifras concretas de como el cambio climático así como el Covid 19 está empobreciendo de una manera más alarmante a las poblaciones más vulnerables, niñas y mujeres, que en la mayoría de destinos en vías de desarrollo, son las que mantienen la economía de los territorios.

https://www.undp.org/content/undp/es/home/blog/2019/let-s-get-climate-action-with-gender-equality.html

La Sostenibilidad de los territorios, donde la autosuficiencia es fundamental para la supervivencia y la lucha contra las situaciones de crisis tan dramáticas como la que acontece actualmente con el Covid-19 y las originadas con el Cambio Climático.

Los destinos, regionales y locales, por tanto deben trabajar en sus planes de acción contra el cambio climático, los cuales deben estar alineados con la gestión para establecer medidas también contra el Covid-19 y la ordenación turística territorial.

¿Y cómo prestadores de servicios turísticos que podemos hacer? Porque no debemos olvidar que al igual que con el Covid 19 esta es una lucha conjunta entre todos los actores. Pues de esta manera y ante esta necesidad de trabajar conjuntamente es como nace Turismo Declara Emergencia Climática. https://www.turismodeclara.com

https://www.turismodeclara.com

Turismo Declara es un proyecto colectivo que invita al sector turístico a declarar el estado de emergencia climática y a actuar para reducir las emisiones y construir resiliencia climática.

Turismo Declara Emergencia Climática  es una iniciativa liderada por Cuidadores de Destinos (Chile), Travindy (España), Komù Travel (México) y Travolution (Chile). El proyecto nace en 2020 como Tourism Declares (en inglés) gracias a Much Better Adventures y a Jeremy Smith. En 2021 se estrena con la versión en español para llegar a la comunidad turística Iberoamericana que comparte la necesidad de actuar por la emergencia climática. 

Actualmente más de 147 iniciativas de turismo ya han firmado el compromiso lanzado por Turismo Declara Emergencia Climática. La campaña insta a las empresas turísticas de todos los tamaños, comunidades rurales, destinos y profesionales del sector a sumarse con su declaración, comprometerse con 5 puntos y a crear un plan de acción climática en los próximos 12 meses.

¿Y tú para cuando vas a firmar el compromiso? Yo ya lo he hecho

Turismo y Sostenibilidad SAS Declara Estado de Emergencia Climática

Nos hemos sumado a Turismo Declara, una iniciativa que apoya a organizaciones, empresas y profesionales del sector turístico a declarar una emergencia climática y tomar medidas para reducir sus emisiones de carbono. Según indica el consejo del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés) las emisiones globales de dióxido de carbono deberán reducirse al 55% en 2030 y el turismo debe asumir su responsabilidad y tomar acción inmediata para lograr este propósito de forma colectiva.

Como tod@s l@s signatari@s, al declarar con Turismo Declara nos hemos comprometido con las siguientes cinco acciones:

1. Desarrollar un “Plan de acción climática” dentro de los próximos 12 meses, que establezca nuestras intenciones de reducir las emisiones de carbono durante la próxima década.

2. Declarar públicamente nuestro “Plan de emergencia climática” y actualizar el progreso cada año.

3. Aceptar el consejo actual del IPCC que establece la necesidad de reducir las emisiones globales de carbono a un 55% por debajo de los niveles de 2017 para 2030 con el fin de mantener el planeta dentro de 1,5 grados de calentamiento. Nos aseguraremos de que nuestro “Plan de emergencia climática” represente acciones diseñadas para lograr esto como mínimo, estableciendo un sistema de identificación y medición de emisiones de nuestras operaciones y servicios turísticos.

4. Motivar a nuestros proveedores y socios a hacer la misma declaración; compartir buenas prácticas y participar activamente en la comunidad Turismo Declara.

5. Abogar por el cambio: reconocemos la necesidad de un cambio de sistema en todo el sector para acelerar una transición justa hacia un turismo bajo en emisiones.

Te invitamos a sumarte a la comunidad Turismo Declara, y a seguir @turismodeclara en Facebook o LinkedIn.

https://porelclima.es/turismodeclara/3810-nace-turismo-declara-para-invitar-al-sector-turistico-a-declarar-el-estado-de-emergencia-climatica

Referencias

http://www.albasud.org/noticia/es/1148/turismo-y-cambio-clim-tico-en-la-regi-n-mediterr-nea

https://www.miteco.gob.es/es/cambio-climatico/temas/default.aspx

Beatriz Martin

6 meses y 6 temas para hablar de sostenibilidad

Me encantaría ser disciplinada con mi blog. Escribir de forma asidua aquellos temas que me interesan, así que dentro de los buenos propósitos del 2021, como cada comienzo de año me digo a mi misma, que este si va a ser el año en el que escriba muchísimo. Vamos a ver.

En Tola, Nicaragua, trabajando con las comunidades rurales y diseñando experiencias turísticas.

He pensado en plantear un tema para cada mes, y luego obviamente si aparece algún tema también interesante añadirlo, pero al menos escribir sobre aquello que más me habéis preguntado y más interés despierta.

En Guaviare, Colombia, en la Finca El Chontaduro, sustituyen el cultivo de coca por el turismo de naturaleza y comunitario.

Así que he pensado para estos primeros 6 meses:

  1. Enero: Cambio Climático, sostenibilidad y reactivación turística.

2. Febrero: Economía circular, seguridad alimentaria, despilfarro de alimentos y turismo.

3. Marzo: Planificación estratégica turística, territorios inteligentes, y Cadena de Valor.

4. Abril: Cooperación y turismo, proyectos exitosos de cooperación y turismo.

5. Mayo: Monitoreo y Seguimiento a proyectos turísticos; indicadores de sosteniblidad.

6. Junio: Diseño de experiencias turísticas sostenibles, nuevos modelos de destino y de viajes.

Por ahora, me gustaría trabajar en estos temas. Me gustaría que me dijeses si te interesa algún tema en concreto para desarrollarlo. Gracias por leerme y estar ahí.

Beatriz Martín

Diez recomendaciones para la gestión sostenible de un área natural

Somos animales de costumbre, eso nadie lo puede negar. Por eso realmente nos cuesta tanto adaptarnos, evolucionar y dejar nuestros hábitos. El Covid además de cambiarnos totalmente las reglas del juego, nos ha mostrado la necesidad de salir, de sentirnos libres, de volver a estar en espacios abiertos y en contacto con la naturaleza. Pero parece que da igual que sea Venecia, Roma o las Ramblas de Barcelona, nos encanta la masificación. Las áreas naturales está siendo “invadidas” de una manera alarmante, y el impacto sobre ellas no es justificable. ¿Dónde está la Capacidad de Carga turística de estos espacios? ¿Cuáles son las zonas destinadas al uso público? ¿Cómo se encuentran gestionadas? ¿Cómo se están promocionando? ¿De qué manera gestionamos sosteniblemente un área protegida?

Te propongo 10 recomendaciones para mejorar la gestión sostenible del área natural y que los turistas puedan disfrutar de un turismo de naturaleza realmente sostenible.

  1. Planificación turística sostenible del área protegida. Sin un plan no hay una hoja de ruta establecida y se desarrollan actividades sin ningún tipo de organización. Revisar los planes de ordenación territorial y toda aquella planificación, normativa que tenga que ver con el área protegida. Desarrollar un plan director, un plan de uso público, un plan ecoturístico, siempre nos dará los pasos y nos facilitará qué tipo de acciones son las que tenemos que implementar. Un proceso de planificación que además sea participativo, donde la población local se sienta partícipe del proceso de elaboración del plan. Además no es cualquier tipo de planificación, debemos tener en cuenta de qué manera aplicamos la Sostenibilidad a nuestro plan.
Un espacio de natural necesita de un proceso de planificación para asegurar su sostenibilidad; el uso y disfrute no implica que debamos provocar daños irreparables en el medio natural.
  • Estudio de Capacidad de Carga de Turística. La capacidad de carga turística establece cuál es el número máximo de personas/día que pueden estar/ transitar un espacio determinado dentro del área protegida. Establecer esos límites dentro de las áreas naturales evitará impactos futuros y mantendrá en un buen estado de conservación el área.
Diseñar senderos que no impacten y en los que además tengamos establecida la capacidad de carga turística
  • Zonificación inteligente; parkings, señalización turística inteligente, senderos alternativos. Delimitar las áreas, establecer su uso, conservar aquellas que concentran una mayor biodiversidad, tener en cuenta en la gestión, las época de reproducción, de cría, evitar molestias innecesarias. Así mismo, educar al turista con señalización inteligente, que aprenda del espacio, que conozca porque no puede en determinada época del año pasar por ese sendero si ese el caso, delimitar zonas de parqueo, y evitar que los vehículos entren por donde no deben o aparquen en zonas que no están habilitadas para tal uso.
El ordenamiento es clave para el buen uso de las áreas naturales
  • Desarrollo de Programas de Educación Ambiental, sensibilización y concienciación. Educar a las poblaciones, a las empresas y turistas es fundamental para alcanzar un óptimo grado de concienciación y sensibilización ambiental. Campañas online, offline con mensajes claro, con contenido para generar ese vínculo emocional con las áreas protegidas. Educar ambientalmente a lo más pequeños, vincular a los colegios, a las instituciones educativas, universidades y educar en valores ambiental es clave para tener una ciudadanía responsable. “Destruir las selvas tropicales para obtener dinero es como usar una obra de arte del Renacimiento para hacer fuego para preparar comida”. E.O. Wilson, biólogo.
  • Establecer líneas de trabajo que vinculen a las áreas protegidas con las poblaciones locales. Crear líneas de negocio verde, donde las poblaciones locales de una manera responsable puedan desarrollar sus propios negocios; forestería sostenible, bioproductos, artesanías con productos de las áreas, ecoturismo, etc. Fomentar el consumo local, el comercio justo, crear una marca propia para los productos generados de forma sostenible en el área natural protegida.
Fomentar la inclusividad de la comunidades locales, generar actividades económicas compatibles con los usos del área natural
  • Gestión ambiental y Compromiso de responsabilidad por parte las empresas prestadoras de servicios que se encuentran en las zonas de amortiguación. Crear un documento de compromiso, como por ejemplo la Carta Europea de Turismo Sostenible, donde el objetivo global es promover el desarrollo del turismo en clave de sostenibilidad en los espacios naturales protegidos de Europa http://www.redeuroparc.org/actividades/carta-europea-turismo-sostenible. Compromiso también con la gestión ambiental, gestión de residuos, energías, ahorro de agua, entre otras acciones.
  • Diseño de experiencias turísticas innovadoras. Diseñar productos turísticos enfocados en conocer más y mejor al área natural, su biodiversidad, ecosistemas, procesos, especies clave es fundamental para crear una oferta diversa pero de calidad, donde el objetivo final ha de concentrarse en educar al visitante, en mostrarle esos valores diferenciales, esa autenticidad territorial.
Gestionar la biodiversidad, proteger a las especies, plantear acciones de conservación donde la población local participe es fundamental para la sensibilización y concienciación.
  • Compromiso del turista responsable. Como se está realizando en Finlandia, donde el turista debe firmar su compromiso de viajar responsablemente en el país. https://www.visitfinland.com/es/compromiso-sostenibilidad-finlandia/
  • Estrategia de Marketing sostenible. Definir una estrategia de marketing adecuada, que comunique los valores del área, que segmente a su mercado y utilice de manera adecuada las redes sociales, la web, para alcanzar a transmitir su contenido, sus acciones, su compromiso, las causas ambientales, sociales por las que trabajan, política de sostenibilidad, apoyo a comunidades locales, convenios.
  • Diseño de aplicaciones móviles. Aplicaciones que mejoren la visita del turista, que muestren los senderos, las experiencias turísticas que se ofrecen, con wifi accesible, donde intercambiar también información con otros usuarios y tener la info más actualizada sobre la biodiversidad del área.

Bueno espero que te hayan interesado estas recomendaciones, podríamos desarrollar muchas más, como todo lo relativo al monitoreo y seguimiento, esencial para comprobar el cumplimiento de los indicadores de sostenibilidad. Lo importante es siempre comenzar por el sentido de la responsabilidad, el compromiso con el área y definir un un plan estratégico para el espacio. Y por supuesto no olvidar que la tecnología y la naturaleza no son incompatibles, y que debemos trabajar en la línea de conseguir áreas naturales más inteligentes, donde podemos aplicar los 5 ejes de los destinos turísticos inteligentes; gobernanza, sostenibilidad, accesibilidad universal, digitalización e innovación.

Beatriz Martín

Importancia de la Normalización y de la semántica en los Destinos Turísticos Inteligentes (DTI)

En el marco de la implantación de Destinos Turísticos Inteligentes (DTI) es fundamental considerar aspectos relacionados con la evolución de la tecnología en los destinos hacia la denominada Web 3.0, donde la semántica es uno de sus principales componentes. La estandarización semántica se orienta hacia la construcción de entornos caracterizados por la publicación de datos fácilmente legibles para las aplicaciones informáticas a partir de un entendimiento común e interoperable.

La normalización entendida como el proceso de elaborar, aplicar y mejorar las normas que se emplean en distintas actividades científicas, industriales o económicas, con el fin de ordenarlas y mejorarlas, juega un papel relevante, en este sentido.

En España, la Asociación Española de Normalización (UNE) es el Organismo de Normalización, designado por el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, tiene el propósito de impulsar la competitividad de las empresas y el desarrollo de la sociedad con estándares que generan confianza.

Concretamente, el Comité Técnico denominado CTN 178 – CIUDADES INTELIGENTES, es el encargado de establecer “Los requisitos, directrices, técnicas, indicadores y herramientas que contribuyan al desarrollo de las comunidades hacia comunidades inteligentes, cubriendo el concepto de comunidad a cualquier unidad finita de una entidad local”. En total, actualmente en el CTN 178 se han desarrollado 31 normas, de las cuales la mayoría se relacionan con Ciudades Inteligentes (27), y con Destinos Turísticos Inteligentes (4), constatando que la transformación inteligente de un destino turístico comparte muchos aspectos con el de ciudades y territorios inteligentes:

  • UNE 178503:2019. Destinos turísticos inteligentes. Semántica aplicada a turismo. 2019-07-29
  • UNE 178504:2019. Hotel digital, inteligente y conectado (HDIC) a plataformas de destino turístico inteligente/ciudad inteligente. Requisitos y recomendaciones. 2019-07-29
  • UNE 178502:2018. Indicadores y herramientas de los destinos turísticos inteligentes. 2018-06-13
  • UNE 178501:2018. Sistema de gestión de los destinos turísticos inteligentes. Requisitos.2018-06-13

La publicación más reciente tiene que ver con la Semántica aplicada a Turismo, y sienta las bases de la semántica a utilizar por ciudades, destinos y actores de la industria en relación a la generación de contenidos digitales en los diferentes canales utilizados por los turistas y visitantes, garantizando la interoperabilidad de las plataformas turísticas y de ciudad. Por lo tanto, esta norma define una semántica base que permite representar la información relevante en la que se conforma el destino turístico.

En la actualidad, se está actualizando la norma para adaptarse a las nuevas necesidades semánticas en el marco de las nuevas condiciones de operación y mercado de la actividad turística en el contexto de la nueva normalidad impuesta por la pandemia del covid-19.

Como es común en el proceso de adopción de una norma a cualquier sector, generalmente las entidades que tienen la rectoría, como es la caso de SEGITTUR, como Instrumento de la Secretaría de Estado de Turismo para impulsar la innovación y la tecnología en el sector turístico en España, ha elaborado y publicado el documento “Semántica, Manual de Buenas Prácticas para Destinos Turísticos Inteligentes”, basado en la Norma UNE 178503. Este manual está dirigido tanto a los gestores turísticos locales como a los equipos de desarrolladores tecnológicos que acompañan a los destinos. El Manual contiene un conjunto de recomendaciones para que los destinos turísticos aceleren la adopción de la semántica, un hito clave y necesario en su proceso de transformación digital.

Este manual, supone un salto cualitativo hacia una gestión turística local más eficiente, incorporando las tecnologías 4.0., como es el caso del IoT, la inteligencia artificial o chatbots, que ponen al servicio de la gestión turística local la capacidad de proceso y escalado de las máquinas.

[1] https://www.segittur.es/

[2] https://www.une.org/

[3] https://www.destinosinteligentes.es/semantica-manual-de-buenas-practicas-para-destinos-turisticos-inteligentes/

Mujer rural y turismo en Latinoamérica

Según datos de la FAO, los efectos de la pandemia de COVID-19 llevarán a América Latina y el Caribe a la peor recesión de las últimas décadas. Por el aumento del desempleo y la caída de los ingresos, millones de personas no podrán adquirir suficientes alimentos. Esta situación afectará desproporcionalmente a las mujeres de la región. El dato más alarmante es que la desocupación afectará a 21 millones de mujeres en 2020, es decir, 8 millones más que en 2019.

Fuente: ViveHuellas, Colombia, 2020

El objetivo para salir de esta situación es avanzar hacia sistemas alimentarios más inclusivos, sostenibles y saludables, viendo el turismo rural como una oportunidad más para generar ingresos económicos a las comunidades. El turismo rural en América Latina tiene rostro de mujer y gracias a él, muchas cabezas de familia han sabido combinar trabajos agrícolas, ganaderos, y/o de transfomación con el turismo.

El turismo es por tanto, uno de los sectores económicos donde existe una gran proporción de mujeres trabajadorasSe constata, según el último Informe global sobre las mujeres en el turismo[1], que el 54% de la fuerza laboral a nivel mundial son mujeres.

Fuente: Beatriz Martín, 2019, Camarones, Colombia

Respecto a las zonas rurales, las mujeres constituyen una cuarta parte de la población mundial. Cultivan gran parte de los alimentos, fortalecen las economías y generan resistencia al cambio climático (ONU Mujeres). Las mujeres rurales fortalecen la cadena de valor del turismo, saben trabajar en red y se movilizan para apoyarse unas a otras. Sin embargo, según datos de la ONU, a causa de las desigualdades y la discriminación de género, en casi todas las medidas de desarrollo les va peor que a los hombres rurales o a las mujeres de las zonas urbanas. Las mujeres y las niñas rurales influyen de manera significativa en la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición, la tierra y la gestión de los recursos naturales, así como en el trabajo no remunerado y de cuidado doméstico. Ellas son las más afectadas cuando los recursos naturales y la agricultura se ven amenazados. De hecho, a nivel mundial, una de cada tres mujeres empleadas trabaja en la agricultura. Las mujeres también recogen combustibles de biomasa, procesan manualmente materiales alimentarios y bombean agua; el 80 por ciento de los hogares sin servicio de agua corriente depende de las mujeres y las niñas en lo que a recolección de agua se refiere (fuente: https://www.unwomen.org/es/digital-library/publications/2015/4/progress-of-the-worlds-women-2015) .

La extrema pobreza en América Latina y el Caribe afecta de manera desproporcionada a la mujer, lo que pone de relieve las oportunidades positivas que puede ofrecer el turismo comunitario, especialmente para la mujer rural. Se estima que el 22,3% de las mujeres de 35 a 44 años de edad no perciben ingresos, en comparación con el 6,3% de los hombres. La participación de las mujeres en las actividades económicas es muy inferior (51,2%) a la de los hombres (78,7%)[2] .

En América Latina y el Caribe, el porcentaje de mujeres empleadas en el sector del turismo es del 60%, utilizando el sector de los servicios de alojamiento y alimentación como indicador. Pero, ¿cuántas de estás mujeres son empresarias turísticas y/o lideran sus propias iniciativas? El objetivo de un territorio rural igualitario, justo, es dinamizar, empoderar a las mujeres rurales para que sean empresarias si quieren y donde sus tareas en el turismo no sean por rol las de cocina y/o limpieza. Fortalecer sus aptitudes, movilizar recursos y garantizar el acceso a la financiación, al tiempo que se proporciona capacitación sistemática y asistencia financiera y técnica.

Así mismo es necesario políticas que fomenten el desarrollo del turismo con perspectiva de género sobre el terreno, un paso clave para catalizar el turismo como motor del desarrollo sostenible en toda la región.

Entonces, ¿cómo incluir a la mujer rural en el desarrollo del turismo en los territorios? 

A través de un proceso real de planificación turística, donde de una manera conjunta, participativa y co-creativa se hayan definido las acciones a realizar y donde la mujer es partícipe y protagonista de éstas.

Fuente: Informe Mundial de las Mujeres en el Turismo, ONU Mujeres, 2019. Segunda Edición

  1. Empoderamiento de las mujeres. Trabajar la falta de confianza en sí mismas de muchas mujeres, que creen que carecen de capacidad para convertirse en empresarias o generar sus propios ingresos. A través de:
    • Sesiones de trabajo de liderazgo
    • Capacitación con enfoque en emprendimientos, dirección de empresas.
    • Herramientas empresariales y de marketing.
    • Creando redes de empresarias mujeres y rurales.
    • Regenerando el tejido social.
  • Formalización del Sector turístico rural. Es esencial la legalización y profesionalización del turismo rural. 
    • Legalización de los emprendimientos turísticos.
    • Implementación de normas turísticas.
    • Procesos de Calidad.
    • Protocolos COVID-19
  • Acercamiento a las nuevas tecnologías. Con la crisis provocada por la pandemia se ha hecho más patente la necesidad de contar con un sector turístico rural totalmente conectado a las nuevas tecnologías. Mujeres rurales y tecnológicas.
  • Conectividad en zonas rurales
  • Formación en TIC para mujeres
  • Uso de las tecnologías para promoción y comercialización.
  • Redes sociales y Web
  • Diseño, Comercialización y promoción de las experiencias rurales
  • Diseño de experiencias rurales auténticas, lideradas por mujeres.
  • Establecimiento de alianzas con agencias de viajes
  • Búsqueda de Redes de Mujeres del sector turístico rural para establecer alianzas.
  • Intercambio de experiencias.
  • Fam y press trips
  • Marketing
  • Mejoras tecnológicas del sector rural
    • Trabajar con las mujeres para la mejora tecnológica y eficiente de los procesos prodcutivos: agricultura, ganaderia, transformación de productos.
    • Mejora de la producción.
    • Creación y fortalecimiento de marca.
    • Inclusión de los productos en el diseño de experiencias turísticas.
  • Inclusión de temas transversales en el diseño del destino rural
    • Sostenibilidad
    • Turismo regenerativo
    • Soberanía alimentaria y despilfarro de alimentos
    • Economía Circular
    • Comercio Justo
    • Biocomercio
    • Cambio Climático
    • Reforesteria sostenible
  • Financiación de las iniciativas empresariales lideradas por mujeres. El objetivo es garantizar a las mujeres rurales el acceso a la financiación a través de créditos especiales y/o a otro tipo de apoyos financieros no crediticios.
    • Búsqueda de Capital Semilla
    • Negocios inclusivos
    • Fondos de Cooperación Internacional
    • MicroCréditos

Fortalecer al sector turístico rural a través de las mujeres rurales, líderes, empresarias es esencial para nuestros destinos turísticos. Conozco muchos casos en Latinoamérica que están trabajando de una manera positiva. ¿Y tú? ¿Te gustaría contarlos?

Gracias por leerme,

Beatriz


[1] La OMT, con ocasión del Día Internacional de la Mujer de 2019 y en colaboración con ONU‑Mujeres,  la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ), el Grupo Banco Mundial y Amadeus, ha presentado hoy las conclusiones preliminares de la segunda edición del Informe mundial sobre las mujeres en el turismo.

[2] Fuente: Informe Mundial de las Mujeres en el Turismo, ONU Mujeres, 2019. Segunda Edición

Primer Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos[1]

Hoy 29 de septiembre se celebra el día internacional de concienciación sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos. 

El hambre en el mundo está aumentando, aproximadamente un tercio de todos los alimentos producidos a nivel mundial se pierden o se desperdician. ¿ y qué cantidad es esa? Según datos de la ONU unos 1300 millones de toneladas de comida producida para el consumo humano termina en vertederos. Existen, según datos de 2018, que 821 millones de personas padecen de hambre en el mundo. Una de cada nueve personas sufre de inseguridad alimentaria, pero en realidad se producen alimentos más que suficientes para todos.

El desperdicio lo podemos ver en todos los procesos de producción, cultivo, procesado, distribución y consumo. Es decir, tanto los agricultores, como las compañías, los restaurantes, así como los consumidores, tienen responsabilidad en la cantidad exorbitante de comida que se pierde

La FAO, en su lucha para evitar el despilfarro de alimentos, se está asociando con gobiernos, organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil para crear conciencia sobre los problemas y para implementar acciones para abordar la raíz del problema

Esta situación se ha visto agravada por la crisis provocada por Covid – 19,  las restricciones de la libre circulación y las medidas de cuarentena, han aumentado los niveles de pérdida y desperdicio de alimentos en todo el mundo. Es momento de empezar a actuar y reconducir nuestros sistemas alimentarios hacia sistemas más sostenibles (si el desperdicio de alimentos fuera un país sería el tercero más contaminante del mundo (FAO, 2015); lo cual se debe a las emisiones de la pérdida de masa forestal por conversión de la tierra en cultivos, la energía necesaria para los procesos, el transporte, la descomposición de la materia orgánica), hacer un llamamiento a la sensibilización y cumplir con la meta de reducir a la mitad el desperdicio alimentario global para 2030 establecida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

En mayo de 2015, bajo la presidencia de Turquía, los ministros de Agricultura del Grupo de los Veinte (G-20) resaltaron la magnitud de la pérdida y el desperdicio de alimentos (PDA) como un problema mundial de enorme importancia económica, medioambiental y social y alentaron a todos los miembros del G-20 a intensificar sus esfuerzos colectivos para prevenirlos y reducirlos. La recomendación del G-20 de reducir la PDA fue seguida del acuerdo de creación de la Plataforma técnica sobre la medición y reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos alcanzado por la FAO y el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI). 

El Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 12 de la Agenda 2030 consiste en “garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles”. La meta 3 de este objetivo consiste en lograr “de aquí a 2030, reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita mundial en la venta al por menor y a nivel de los consumidores y reducir las pérdidas de alimentos en las cadenas de producción y suministro, incluidas las pérdidas posteriores a la cosecha”. Actualmente, la FAO y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) tratan de medir los progresos hacia el logro de la meta 12.3 de los ODS mediante dos índices distintos: el Índice de pérdidas de alimentos (IPA), elaborado por la FAO, y el Índice de desperdicio de alimentos (IDA), elaborado por el PNUMA.

Desde FAO, nos muestran una serie de medidas que se están aplicando para evitar el despilfarro de alimentos y donde toda la cadena de valor puede participar de una u otra manera:

  • Aplicaciones para maximizar la venta o donación de alimentos

El uso de teléfonos inteligentes está crecientemente generalizado, y las aplicaciones son una forma simple y sencilla de llegar a grandes porciones de la población mundial. Durante la pandemia, ha aumentado la popularidad de las aplicaciones para resolver la pérdida y el desperdicio de alimentos. Varios países también comenzaron a desarrollar aplicaciones para facilitar la logística, el transporte y el comercio electrónico de alimentos perecederos.

Marcas Waste Warrior

Nace la comunidad de grandes marcas contra el desperdicio alimentario. Combatir el desperdicio alimentario se ha convertido en uno de los grandes desafíos que la sociedad actual debe afrontar y las empresas tienen mucho que aportarMarcas Waste Warrior, es una comunidad de marcas comprometidas que unen la fuerza de sus negocios para combatir el desperdicio de comida y sus consecuencias a la vez que se genera un impacto positivo para el planeta. Son marcas que se sienten embajadoras de la lucha contra el desperdicio alimentario.

Está abierta a todas aquellas organizaciones que quieren ser agentes del cambio y apuestan, junto a Too Good To Go, por una sociedad donde #LaComidaNoSeTira. Cada una de ella ha desarrollado un plan de acción que te invito a conocer entrando en la web https://toogoodtogo.es/es/campaign/commitment/signatures

Por ejemplo, Accor Hoteles,  es un grupo líder a nivel mundial que ofrece experiencias únicas en más de 5.000 hoteles y residencias en 110 destinos. El grupo tiene una experiencia en hotelería de más de 50 años y cuenta con una cartera de cerca de 40 marcas hoteleras. Acogiendo a más de 120 millones de clientes y sirviendo más de 200 millones de comidas cada año. Desde hace más de 25 años, en el grupo Accor estamos profundamente comprometidos con la creación de valores sostenibles. Entre nuestros múltiples campos de actuación en el área de RSC y sostenibilidad figura la reforestación (más de 7 millones de árboles plantados en el marco de nuestro programa Plant For The Planet), la eliminación del plástico de único uso o la apuesta por una alimentación sana y responsable, con el lanzamiento de una Carta Sostenible con 9 compromisos de obligado cumplimiento por los hoteles, entre ellos la lucha contra el Desperdicio de Alimentos.

En la organización nos hemos marcado como objetivo, para finales de 2021, reducir el despilfarro en un 30% en nuestros hoteles actuando a tres niveles.

  • Apostando por una cocina responsable. Diseñando menús cero-desperdicio, usando vajillas de dimensiones más pequeñas para limitar el derroche u organizando cursos de cocina para fomentar el aprovechamiento de los alimentos, como ejemplos de algunas iniciativas de los hoteles a nivel local y con impacto real.
  • Concienciando a los equipos y a los clientes. En Accor ponemos a disposición de los hoteles diferentes propuestas y soluciones en función de la tipología de hotel. Así, hoteles grandes y con una alta actividad en restauración disponen de las tablets Winnow, que les ayudan a controlar el desperdicio en cocina. Los hoteles de menor tamaño, por su parte, están más centrados en una oferta de desayunos y utilizan la app de Too Good To Go con la que consiguen dar salida al excedente de alimentos.
  • Dando una segunda vida a los productos. Ya sea reutilizándolos, donándolos o colaborando con Too Good To Go. Cerca de un 50% de los hoteles cuenta con un programa para reducir el desperdicio de alimentos y, gracias a ello, en 2019 conseguimos disminuir el despilfarro en 2.800 toneladas.

“Too Good to Go” es una aplicación que ofrece a las tiendas y restaurantes de muchas ciudades una plataforma para vender sus excedentes de comida a precios reducidos al final del día. Por ejemplo, en Roma, los usuarios de la aplicación pueden encontrar alimentos a precios descontados que ofrecen un mercado vecinal, una gran cadena de supermercados y restaurantes conocidos de la ciudad. Aquí vemos algunos ejemplos de la web “Too Good to Go” de España:

Fuente: https://toogoodtogo.es/es/business

La aplicación “Feeding India” se centra en las donaciones de alimentos para quienes los necesiten. Restaurantes y particulares pueden registrarse en la aplicación para donar alimentos, que luego son recogidos y distribuidos por la red de esta organización sin fines de lucro, integrada por más de 4 500 voluntarios. Estos programas regulares de alimentación se llevan a cabo en más de 45 ciudades de la India y, hasta ahora, han ofrecido más de 4,8 millones de comidas.

https://www.feedingindia.org

En Kenya, la plataforma “Twiga Foods” conecta a 3 000 puestos de venta de alimentos al día con productos frescos a través de una red de 17 000 agricultores y 8 000 proveedores, lo que permite a los restaurantes comprar solo lo que necesitan y a los agricultores ofrecer sus productos más eficientemente. La empresa ha reducido las pérdidas poscosecha usuales de Kenya del 30 % al 4 % para la producción que se lleva a los mercados a través de la red “Twiga”

https://twiga.com

  • 2)    Nueva tecnología mediante el diseño de productos en 3D

La FAO ha estado trabajando con varias tecnologías innovadoras destinadas a aumentar la eficiencia en el manejo poscosecha y la elaboración de alimentos. Una de estas nuevas soluciones aprovecha las ventajas de la tecnología de impresión en 3D. La FAO ofrece en línea diseños en 3D de equipos innovadores de código abierto (equipos que la propia Organización utiliza en proyectos en los países) que pueden ser descargados y utilizados. Una de las descargas más populares de la FAO es una caja de madera de uso múltiple para el transporte, manejo, almacenamiento y exposición de productos para la venta al por menor, que reduce la necesidad de trasladar los productos de una caja a otra. El diseño innovador utiliza materiales de madera básicos, pero su uso permite que se arruinen muchos menos alimentos a lo largo de la cadena de valor. Este diseño se ha descargado 13 000 veces en menos de dos años y su uso está muy difundido en el Sudán y Tailandia.

  • 3)    Equipos simples utilizados de forma innovadora

La innovación no siempre requiere una tecnología nueva; también puede consistir en utilizar técnicas simples de forma novedosa. Muchos proyectos de la FAO logran reducir la pérdida de alimentos en la etapa de la cosecha tan solo cuestionando las técnicas tradicionales e introduciendo métodos nuevos. Cambios simples pero eficaces pueden lograr una mejora importante en el manejo en la cadena de suministro y tener una enorme repercusión en los ingresos y la seguridad alimentaria de los agricultores locales. Para los consumidores, también contribuyen a mejorar la calidad y el tiempo de conservación de los alimentos. Cambios simples, tales como transportar los productos en cajas o cajones de madera en lugar de sacos de malla, pueden lograr una gran diferencia en la reducción de la pérdida de alimentos. ©FAO/Max Valencia

Durante la epidemia de la COVID-19, muchos alimentos perecederos, como frutas y hortalizas, se desperdiciaron debido a que ni los agricultores ni los consumidores podían acceder a los mercados. ©FAO/Nozim Kalandarov

Muchas personas en el mundo pueden dar los alimentos por sentados, no obstante, para los millones de personas que padecen hambre crónica, no hay ninguna garantía. Reducir la pérdida y el desperdicio significa respetar los alimentos, y los recursos naturales, el esfuerzo y las inversiones que estos han requerido. Cuando pensamos en el trasfondo de la alimentación, es más fácil ver qué representan realmente nuestros alimentos y cuán valiosos son. FAO, 2020.

Para obtener más información


[1] El desperdicio de alimentos se refiere a la disminución en la cantidad o calidad de los alimentos como resultado de las decisiones y acciones de los minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores (SOFA, 2019).

La información de este post ha sido extraída de la web de FAO.

Turismo en Territorios Rurales y Covid -19

Colombia posee un gran potencial en patrimonio natural y cultural, concentrándose la mayor parte de estos atractivos en las zonas rurales del país, donde las comunidades locales constituyen la pieza clave para el desarrollo turístico sostenible de esas áreas. En Colombia, el 94% del territorio nacional es rural y el 32 % de la población vive allí, de ellos, el 65% son pobres; el 44,7% del área del país está protegida y el 11% son parques naturales. Las poblaciones étnicas representan el 13,5% de la población nacional. 

El impacto de la pandemia COVID-19 está provocando una de las mayores crisis a las que se ha enfrentado el mundo en general y el sector turístico en particular. El turismo rural en Colombia, formado mayoritariamente por iniciativas emergentes, lideradas por organizaciones campesinas, comunidades indígenas, colonos, afrodescendientes, está sufriendo de una manera alarmante las consecuencias de esta pandemia. No sólo es la situación de cero turismo, la pobreza, la inseguridad, la falta de oportunidades, las amenazas ambientales (minería, deforestación, quemas) avanzan mientras los territorios se encuentran no sólo aislados por el virus, sino también desprotegidos y olvidados (Una de las últimas noticias subidas por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), trata el tema de cómo las comunidades indígenas están devastadas por el virus, pero no sólo por un tema de enfermedad sino respecto a la violación de sus derechos https://news.un.org/es/story/2020/05/1474532).

Por otro lado, según varias opiniones y estudios de tendencias, el turismo rural y el de naturaleza se destacarían como dos de los segmentos turísticos que mayores oportunidades de desarrollo van a tener en la recuperación turística de los destinos. El turismo rural comunitario por ejemplo, es una de las tendencias turísticas de los últimos años que mayor peso ha tomado en en Latinoamérica dado el potencial de desarrollo que representa para las comunidades minoritarias, la promoción y valorización del patrimonio cultural y la preservación del medio ambiente

¿Pero qué tipo de turismo rural y en qué condiciones estamos hablando? ¿Los destinos rurales de Colombia están preparados para poder superar esta crisis? ¿Se encuentra el sector lo suficientemente fortalecido para poder aguantar una situación económica como esta?

Sabemos, que desde la OMT (Organización Mundial de Turismo) son varias las recomendaciones que se han establecido para seguir avanzando así como un programa de asistencia técnica para la recuperación del sector. El programa se estructura en torno a tres pilares principales: recuperación económica, marketing y promoción y fortalecimiento institucional, y creación de resiliencia.

Introducción de políticas y medidas para estimular la recuperación económica del sector turístico. Se deberían llevarse a cabo evaluaciones de necesidades y planes nacionales específicos para la recuperación del turismo, entre otras medidas. Desde los gobiernos locales es necesario el desarrollo de un proceso de planificación, un plan de crisis para poder desarrollar las estrategias necesarias para afrontar esta situación. ¿qué medidas va a tomar el destino actualmente cuando el turismo es cero? ¿qué medidas cuando haya una reactivación del sector especialmente el turismo nacional? ¿qué acciones son las necesarias a largo plazo enfocadas en la recuperación del turismo internacional? ¿qué medidas económicas se van a aplicar para sostener al sector? ¿Créditos blandos establecidos a largo plazo? ¿Cómo se va recuperar el tejido turístico si no existe inversión económica? ¿Cómo se van a establecer esos créditos para que todas las iniciativas puedan acceder a ellos?

-En términos de marketing y promoción, identificar mercados que puedan ayudar a acelerar la recuperación, abordando la diversificación de productos y (re)formulando estrategias de marketing y actividades de promoción. Estudiar el mercado nacional, hipersegmentarlo, refomular las estrategias de marketing, reformular los productos turísticos, diversificarlos, adaptarlos a las nuevas necesidades del turista: menos duración del producto, en una primera fase no alojamiento, desplazamientos de menos de dos horas, vehículo privado, etc. Es esencial esta adaptación, diversificación y reformulación.

Por ejemplo, la Comunidad Valenciana en España ha reformulado su plan de marketing, y estas son algunas de las acciones que plantea y que he adaptado para el cómo lo vamos a lograr:

El tercer pilar, el fortalecimiento institucional y la creación de resiliencia, apunta en particular a mejorar las alianzas público-privadas y promover esfuerzos colaborativos para la recuperación del turismo, así como a mejorar las capacidades de gestión de crisis y recuperación. Fortalecer las mesas de turismo, las redes, trabajar de forma colaborativa. Dentro de su destino, ¿ya ha convocado y reunido a todos los actores del sector? ¿Está trabajando junto al sector privado y las organizaciones sociales para afrontar la reactivación del turismo? ¿Está apoyándose en las universidades para contar con expertos que le puedan ayudar y asesorar en el destino? ¿Ha buscado el apoyo de la cooperación internacional?

Recuerde que la primera recomendación y más importante es la de generar y recuperar la CONFIANZA del turista. A través de los protocolos de bioseguridad e higiene y cómo no, de una infraestructura sanitaria en condiciones. Así mismo, se tendrán que establecer protocolos de emergencia, si un turista se enferma de Coronavirus, tendremos que tener definido ¿cómo vamos a actuar?, ¿a qué hospital lo vamos a llevar?, ¿cómo lo vamos a trasladar?. ¿Están nuestros destinos rurales preparados para esa situación? ¿Cómo el gobierno están pensando en apoyar estos destinos en la implementación de los protocolos sanitarios una vez estén aprobados?

Se evidencia que estos territorios rurales necesitan del apoyo y asesoría técnica para poder reactivar el sector turístico, cumplir con los protocolos establecidos, y poder desarrollarse turísticamente una vez se supere esta situación de crisis. Pero vamos mucho más allá de simplemente unos pequeños cambios, es necesaria la inversión en un sector turístico rural de calidad en energía, infraestructura, en tecnología, en dotación y mejora de servicios, en sanidad obviamente.

Hace poco di una charla sobre el tema del turismo rural y de los cambios que eran necesarios en esta situación de crisis. Por si te interesa te dejo el enlace.

Gracias por leerme.

Beatriz Martín

Destinos de Turismo y Paz en Colombia

La ruralidad de Colombia es todo un potencial. No es el concepto que tenemos en la cabeza los europeos frente a lo que entendemos por turismo rural. Es una ruralidad en mayúsculas; auténtica, original, vivencial, berraca. De esa que se te queda grabada en la pupila, de donde la hospitalidad de la gente es tan natural, que vuelves a creer en la condición humana.

Colombia son muchas Colombias, pero si no has viajado al corazón del país, a su entorno rural, si no has compartido con sus campesinos, campesinas, ex-combatientes, indígenas, afrodescendientes, colonos, y has conocido sus historias, no puedes decir que has estado en Colombia. Colombia es biodiversa, agrodiversa, etnodiversa y tremendamente inspiradora. De aquí salió Cien Años de Soledad, ¿te imaginas esos escenarios? ¿esos personajes? totalmente reales.

Las áreas rurales se merecen un episodio en el desarrollo turístico del país. Necesitan no sólo proyectos de cooperación para poder comenzar; es esencial que formen parte del mercado turístico colombiano. Dejemos el asistencialismo y aportemos herramientas, habilidades, capacitación profesional a su desarrollo empresarial, sin que pierdan obviamente un ápice de su autenticidad, pero que vean el turismo realmente como una oportunidad de desarrollo económico.

Dentro de este escenario rural aparecen otros actores de la historia de Colombia, los excombatientes ofreciendo experiencias de naturaleza, aventura, historia e intentando como todos, resetearse, reinventarse y buscar nuevas oportunidades. Y además en colaboración con las comunidades, con los campesinos, y lo están intentando con todo su empeño y en un proceso de auténtica reconciliación. No es sencillo, pero Colombia es mucha Colombia y su gente valiente.

He tenido la gran suerte de conocer un poco de esa parte de Colombia y trabajar en el diseño de experiencias turísticas con todos estos actores locales. En lugares tan maravillosos como Guaviare, Caquetá, Meta, Casanare, Vichada, Nariño y quiero compartir lo que conozco de estos destinos y las experiencias turísticas que han desarrollado.

Espero en estos días tan revueltos poder ir escribiendo sobre ellos. Se lo merecen.

Beatriz Martín.

“Be nature” Retos para Colombia 2020

“Naturalizarnos” ha de ser tendencia para el 2020. “Naturalizar” cada paso, no sólo en turismo sino en cada faceta de nuestra vida. Mimetizarnos con la naturaleza y ser lo menos humanos posible. Un gran reto el que se nos aproxima, pero creo que ese es el camino.  Revisando las tendencias en turismo 2020 de las que publica la página Forbes, https://www.forbes.com/sites/michellemartin/2020/12/29/these-are-the-travel-trends-that-will-dominate-2020/#16c187a63c96, (aquí podeís leer entero el articulo). Voy a extraer algunas conclusiones y aplicarlas a Colombia.

Imagen que contiene hierba, exterior, animal, mamífero

Descripción generada automáticamente
  • Cambio climático. El cambio climático ya es un hecho y es urgente las medidas que hemos de tomar. Ya hemos visto a una adolescente, Greta Thunberg cruzarse medio mundo en un velero para no contribuir al cambio climático a través del aumento en su huella de carbono por coger un avión. ¿Alucinante no? Pero es una realidad, y si ella lo ha hecho, muchos más seguirán esta misma tendencia. Esto se traduce en oportunidades para los destinos locales, en aumentar, diversificar y mejorar su oferta turística y en enfocarse en el turista nacional que a veces está olvidado. Pensar en el mercado, sostenible, sensibilizado, joven, milennial y poder ofrecer un producto turístico no sólo sostenible, sino también responsable, divertido, innovador y fresco, muy fresco. Ofrecer transportes alternativos, restaurantes con menús vegetarianos, veganos y con todas las opciones healthy posibles, actividades responsables con las comunidades, con los animales y sobre todo informar al turista de todas las medidas y buenas prácticas que está haciendo el destino y cómo puede contribuir a formar parte del proceso.
Imagen que contiene cielo, agua, exterior, playa

Descripción generada automáticamente
  • Turismo comunitario. Apoyar a las comunidades locales va a ser de nuevo otro de los hits en cualquiera de los viajes a realizar. Colombia frente a otros países sigue teniendo ventaja. No sólo Colombia es biodiversa, también es etnodiversa y mucho. Con unas comunidades indígenas, afrodescendientes, campesinas, rurales, costeras, urbanas, con una cultura y unas tradiciones interesantísimas para compartir con aquel que de una forma respetuosa quiere llegar a compartir experiencias. Fortalecer las capacidades de las comunidades, desarrollar su producto turístico comunitario, con calidad, innovador, introducirlas en la cadena de valor para que puedan comercializar, va a ser otro de los retos a alcanzar este año. Colombia tiene el potencial para posicionar su turismo comunitario a un nivel como Ecuador, Perú y/o Bolivia, y este año sigue la tendencia. El turismo comunitario en Colombia ha de modernizarse y mostrarse a través de plataformas donde el turista de una forma sencilla pueda adquirir todas estas experiencias. 
Imagen que contiene persona, suelo, comida, exterior

Descripción generada automáticamente
  • Empresas comprometidas. Todo ya no sirve, el cliente final, exige, es respetuoso y está comprometido con el ambiente, con la cultura, con las comunidades. Colombia con ACOTUR, la asociación colombiana de turismo responsable https://www.acotur.co,  se encuentra desde hace tiempo sensibilizada y organizada para trabajar de esta manera. Tener empresas con ese nivel de compromiso ya es toda una ventaja. Solo hay que aprovecharla y visibilizarse todavía más, para que el turista que llega a Colombia conozca cuales son las opciones más sostenibles.
Imagen que contiene colorido, teñido, amarillo, objeto

Descripción generada automáticamente
  • ¿Fuera temporalidad? Trabajar desde casa, ser independiente profesionalmente, también genera un mercado que huyendo de la masificación busca destinos y épocas dónde el número de turistas escasea. Destinos en Colombia por descubrir sobran; Guaviare, Meta, Huila, Cauca, Putumayo, Nariño, Casanare, Cesar y muchos otros. He nombrado algunos de los que por temas de seguridad han sido tachados de los catálogos convencionales. Mejorada la situación tras la firma de los acuerdos de paz estos destinos han de tomar su ventaja, son totales desconocidos y con un potencial enorme para mostrar. Juguemos entonces, a apostar por destinos menos conocidos, a fortalecer su oferta turística, a capacitar a las personas que se dedican al turismo y a ofrecer esos paisajes, esa naturaleza salvaje y a esa cultura misteriosa y desconocida en muchos casos. Colombia tiene ese reto. 
Imagen que contiene exterior, rock, hierba, agua

Descripción generada automáticamente

La idea es seguir trabajando en sostenibilidad, pero innovadora, con soluciones concretas y adaptadas a las necesidades del mercado, como muchos hoteles internacionales que llevan años apostando por la sostenibilidad, como por ejemplo el Hotel Verde en Sudáfrica, que incentiva a sus huéspedes a través de una serie de beneficios. Cada vez que un turista realiza una buena práctica obtiene un verdino (“moneda virtual del Hotel”) que después puede canjear por servicios (comida, bebida, artesanías). Puede ganar si: reducen uso del aire acondicionado, utiliza toallas varios días, utiliza las maquinas del gimnasio que generan electricidad para el edificio, hace running en el camino ecológico del hotel, llega en transporte público, usa un vehículo eléctrico o bajo consumo, entre otras muchas otras buenas prácticas.

Imagen que contiene metal, suelo, accesorios metálicos, de madera

Descripción generada automáticamente
  • Nuevos mercados. Hipersegmentar al mercado, conocer al dedillo a nuestro turista y ofrecerle experiencias personalizadas, únicas, sorprendentes. Productos para mujeres viajeras, para familias donde los niños son los protagonistas, para singles, para doglovers, para el turista de lujo, para el de salud, para cualquier turista sensibilizado y comprometido en conocer la cultura, la naturaleza, la gente de un país. Colombia se enfrenta a este reto, obtener más datos, más investigaciones, más información sobre el turista, más estudios de inteligencia de mercado y más oferta DIY (do it yourself), productos más flexibles y adaptados a las necesidades del mercado.

Estas son sólo algunas de las tendencias que deberemos tener en cuenta o seguir teniendo en cuenta para 2020. “Be Nature” es para mí el gran reto al que se tendrán que enfrentar los destinos en este nuevo año que comienza. Tendencia que llega para quedarse. ¡Gracias por leerme y una buena entrada de año!