Aracataca, lugar de mariposas amarillas

Gabriel García Márquez nació en Aracataca, Departamento de Magdalena, Colombia y vivió sus primeros años en este pequeño pueblo en la casa de los abuelos, de dónde él dijo, obtuvo todo su imaginario para escribir «Cien Años de Soledad,» ejemplo gráfico del Realismo Mágico.

IMG_20170601_080446

Casa Museo de Aracataca

Leí «Cien años de Soledad» cuando tenía 19 años. Recuerdo que tenía que ir dibujando un árbol genealógico para poder entender todas las relaciones de esos personajes que iba describiendo Gabriel García Márquez. Me impactó, me parecía todo tan surrealista, esas historia, esas vidas. Más de 20 años después llego a Aracataca, y de verdad, tenía tanta emoción, la misma que experimenté cuando leí por primera vez a Gabo.

Como destino turístico, Aracataca tiene todos los ingredientes para convertirse en algo único, en una experiencia inolvidable; podría ser uno de los sitios más destacados para el segmento del turismo cultural en Colombia. A Aracataca ya llegan turistas nacionales e internacionales, que interesados por conocer donde nació Gabo llegan a este pueblo colombiano, sin promoción y marketing, porque el interés ya existe, no hay que crearlo. Así mismo encontramos además otros artistas como Leo Matiz, el cual junto con Gabo no han hecho sino crecer aún más el interés cultural por este lugar. 

IMG_20170601_080442

Escrito de la Casa Museo de Aracataca

Su ubicación es idónea, cerca de Santa Marta, de Barranquilla, de Cartagena, grandes centros de distribución turística. Pero aunque posee los ingredientes, es un destino que se encuentra en las fases iniciales de crecimiento. Es necesario un proceso previo de planificación turística para conseguir un destino que no sólo conserve la historia que ya posee, sino que sea capaz de crear un producto turístico entorno a la figura de Gabriel García Márquez. El Museo – Casa de los Abuelos de Gabriel, la Casa del Telegrafista, la Estación del Tren, conforman un conjunto de atractivos que por sí solos aunque llamativos, necesitan de un hilo conductor, de una historia, que los una, que les de vida y que conformen un buen producto turístico. Un producto lleno de magia, de experiencias y vivencias auténticas.

IMG_20170601_083054

Figura de Úrsula Iguarán en Casa del Telegrafista, Aracataca

Así mismo, es esencial mejorar la oferta de servicios turísticos, el hospedaje, la restauración,  y sobre todo la formación y la sensibilización turística de la población local. Recuerdo preguntarle a la gente del lugar si estaba interesada en que llegaran turistas, la mayoría contestaba afirmativamente. Así que destacaría, trabajar en la unión de un pueblo que cree que Aracataca si es Macondo y que puede ofrecer al turista la necesidad de quedarse un día más, de escuchar más historias acerca de Gabo, de sentirse formar parte del Realismo Mágico de Colombia.

Es esencial trabajar bajo la perspectiva de un turismo sostenible que apuesta indudablemente por lo local. Eso sí, el camino y el aprendizaje van a ser largos, pero creo que vale la pena apostar por un destino que ya tiene estrella o «mariposas amarillas». 

Nota: En 2006 hubo un referéndum para votar si cambiaban el nombre de Aracataca por Macondo, pero al final no ganó la propuesta. Macondo sólo era el nombre de una finca bananera por la que pasó Gabo cuando iba en tren a Aracataca  y se quedó con el nombre para Cien Años de Soledad. (anécdotas que me contaron en Aracataca). 

 

Beatriz Martín

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: